La historia detrás de las pinturas icónicas de “Dogs Playing Poker”

Puede ser que en la actualidad hayas visto un cuadro de Dogs Playing Poker, pero no seas capaz de ubicarlos simplemente por este nombre. Después de que leas este artículo conocerás un poco más acerca de ellos. 

Además de saber todas las historias que revelan cada pintura, conocerás las curiosidades de cada una.

La verdadera historia

Puede que no sea tan popular esta información, pero realmente Dogs Playing Poker de Cassius Marcellus no se refiere sólo a un cuadro, sino a una serie que sumarían la cantidad de 18 en total. 

Esta serie se encuentra comprendida con la pintura original que realizó el artista, llamada Poker Game en 1894, con otras 16 pinturas al óleo comisionadas en 1903 por Brown & Bigelow para poder anunciar sus cigarros.

Aparte de otra obra de arte que se agregó en el año de 1910 a la colección. 

Todas estas pinturas tienen una característica común: tienen como protagonistas a perros que están haciendo actividades un poco cómicas tal cual fueran humanos. Pero la cantidad total de ellas que tiene cachorros jugando al póker, todos alrededor de una mesa, son solamente 11. En el resto figuran otras acciones. 

“A Friend in Need” (de 1903) probablemente sea una de las más populares de la serie (y quizá de las que mayor reconocimiento ha ganado por parte de las personas), a diferencia de otras obras que también se han ganado un lugar icónico en la historia, estas nunca se consideraron como un arte auténtico. 

Cuando se publicaron por primera vez las personas estuvieron realmente histéricas, muchas personalidades importantes de la época se encargaron públicamente de mofarse de ellas, aunque con los años llegaron los comentarios de aceptación admitiendo que realmente son trabajos que se pueden admirar y disfrutar tal cual otros. 

Una narrativa un tanto única

Esta es mucho más que sólo una serie de pinturas divertidas, Dogs Playing Poker contiene una breve narrativa, pero que puede tornarse muy dramática, que es contada mediante algunas de sus pinturas. Si nos centramos en A Bold Bluff (1903) podemos ver un San Bernardo apostando un par de doses, dejando a los oponentes decidir si se trata o no de farol. 

En Waterloo, realizada el mismo año, los otros perros se encuentran gruñendo al San Bernardo mientras este rastrilla la olla. Ambas pinturas se subastan en Dog’s In Art Auction de Doyle New York. 

Como sea, fue A Friend In Need que ganó mayor popularidad, y la narrativa de esta es que el bulldog que se encuentra en primer plano está deslizando secretamente un As mientras que los otros miran de reojo por la mesa. Puede ser un mensaje de astucia, pero jugando con el engaño proveniente del mejor amigo del hombre. 

¿Te tomaría el tiempo de apreciarla?

Todo tipo de arte siempre tiene un mensaje oculto que es mucho más profundo de lo que nos puede transmitir cuando la miramos por primera vez, es por eso que estar siempre atento a los detalles puede ayudarnos a comprender mucho más la intención del artista y el porqué de una serie tan elaborada. 

El mensaje es fácil de leer, pero cada quien es capaz de interpretarlo a su propia manera. Queda en ti que veas la serie cronológicamente y te dediques a buscar esos detalles ocultos que conectan una pintura con otra. Puede que no sea La Mona Lisa, pero es igual de interesante.